miércoles, 5 de marzo de 2014

Carnaval: Hojas de limón

Hola!!

Recién acabados los carnavales, hoy os traigo mi receta 'carnavalesca' de este año, para los que no las conozcais o los que si y tengais ganas de 'reconocerlas'.

Este año por fin me he decidido a hacer en el carnaval hojas de limón, que en otros puntos de España se conocen como 'paparajotes'.


Antes de nada, voy a explicar un poco los motivos. Soy una enamorada de las novelas de Almudena Grandes. Cada vez que una de sus novelas cae en mis manos, la devoro en cuestión de horas. Es difícil explicar el motivo, sólo que me encantan.

Pues bien, hace algunos años lei la novela 'Inés y la alegría', primera entrega de lo que pretende ser una serie de historias ambientadas en la guerra civil española y la posguerra. La novela es tan bonita como 'El corazón helado', claro, pero además tiene la característica de que Inés, su protagonista, sale adelante en el exilio de la posguerra a través de la cocina, primero para los comunistas españoles en España y, después, como cocinera en Bosost.

Una de las cosas que más me gustaron del desarrollo de la novela son, precisamente, los paparajotes que Inés prepara para los soldados comunistas, en un 'campamento' aquejado de falta de todo tipo de alimentos.



Para mi, los paparajotes eran en ese momento totales desconocidos, pero a raíz de la novela, y preguntando sólo un poco, se da la circunstancia de que las 'hojas de limón' son también un postre tradicional del carnaval gallego.

Pues bien, aunque mi idea nació en 'Inés y la Alegría', la he traído hasta la tradición gallega adaptando para ello la receta de hojas de limón del libro 'La cocina práctica', de Picadillo, ese libro que todos los gallegos, en mayor o menor medida, tenemos en casa. El mío, además, es un destartalado ejemplar propiedad de mi abuela en su juventud, las recetas tienen que salir bien si o si!

La receta original de Picadillo consta de:
  • Una libra de harina (480gr)
  • Un cuartillo de leche (250 gr)
  • 12 huevos
  • Un poco de ralladura de limón
  • Hojas de limonero limpias
Yo hice una adaptación para 2 huevos y le añadí dos cucharadas soperas de azúcar, para hacer la masa un poco azucarada.



Lo primero que necesitamos es limpiar y secar muy bien las hojas de limonero, cuanto menos tiempo lleven recogidas del árbol mejor.

En un bol, batimos los huevos e incorporamos la leche, la harina y, en mi caso, el azúcar. Removemos bien con unas barillas o una batidora hasta que todo quede integrado.

Ponemos una sartén al fuego con aceite de girasol y, cuando esté caliente (no demasiado, sino se queman con facilidad), cogemos una hoja de limonero, la mojamos en la masa y la freimos por cada lado. Repetimos la operación con todas las hojas.

Durante un rato yo las dejé sobre un papel absorvente para quitarles un poco de aceite. Después se pasan a otra fuente y se espolvorean con azúcar glass.

A la hora de comerlas, separamos la masa de la hoja de limón (que no se come, claro), y ésta le habrá pasado parte de su aroma a limón.

Y hasta aquí mi aventura. Espero que le deis una oportunidad a las hojas de limón o paparajotes, con esta receta o la que esté presente en vuestras casas y me lo conteis! Por cierto, como mejor están es recién hechas!




lunes, 27 de enero de 2014

Pan relleno de Queso de Oveja

Hola!!

Que tal por aquí? he estado un poco desaparecida desde el año pasado :-), pero tengo el propósito de año nuevo de ponerme al día compartiendo las recetas que tengo para vosotros, espero que os gusten y, sobre todo, que las pongais en práctica!

Para empezar, hoy tengo una receta salada con queso de oveja de Quesería la Antigua de Fuentesaúco.

La compañía tuvo la amabilidad de enviarme unas cuñas de sus quesos viejos y añejos de oveja, para que los probase (y a mi, que me encanta el queso, no he tenido mayor problema en hacerlo). He de reconocer que, para mi, la mejor manera de comer un queso como este es así, tal cual, cortado de la cuña y con un buen pan, pero por si quereis cambiar un poco la forma de consumirlo, hoy os voy a proponer un pan dulce relleno de queso de oveja.


Para la masa, que es ligeramente dulce, necesitaremos:
  • 1 kilo de harina normal
  • 500 ml de leche
  • 100 ml de nata
  • 150 gramos de mantequilla
  • Medio cubo de levadura (12,5gr)
  • Una cucharada sopera de sal
  • Dos cucharadas soperas de azúcar
En un recipiente, mezclamos la leche y la nata y la calentamos ligeramente, hasta que no se note fría. Por otra parte, derretimos la mantequilla en una taza.
En otro recipiente, mezclamos la harina, la sal y el azúcar. Deshacemos sobre la harina la levadura. 
A continuación incorporamos la leche+nata y la mantequilla y amasamos. Yo he utilizado la Kitchen Aid, así que el amasado ha sido muy rápido, si lo haceis a mano debeis tener un poco más de paciencia y amasar hasta que quede una masa elástica y que se despegue de los dedos (o de las paredes de la amasadora).


Una vez que la masa esté lista, la dejamos reposar tapada y en algún lugar cálido durante entre hora y media y dos horas, hasta que más o menos doble su volumen. A continuación, la volcamos con cuidado en una superficie con harina y la bajamos con las manos. 
Ahora vamos a formar los bollitos y a rellenarlos. Para rellenarlos he utilizado queso de oveja añejo al romero de Quesería la Antigua Fuentesaúco. Este:


Con un cuchillo vamos cortando trozos de la masa. La aplastamos e introducimos dentro unas tiras de queso cortadas (yo le he puesto bastante, y es un acierto). Luego, cerramos los dos lados de la masa, formando un bollo.




Colocamos la  parte cerrada hacia abajo en una placa de horno sobre papel encerado. Cuando tengamos todos los bollos formados, dejamos levar de nuevo, hasta que vuelva a duplicar su tamaño y la masa se vea firme.

Antes de meter en el horno, pintamos con aceite de oliva y espolvoreamos sal y romero.

En el horno, a 180 grados, deben estar entre 15 y 20 minutos.

Aquí podeis ver el corte de uno de los panecillos. El contraste es francamente bueno, así que os animo a que lo probeis y me conteis que tal, en mi casa les ha encantado!!


Hasta pronto!

martes, 10 de diciembre de 2013

Ensalada de trigueros y manzana

Hola!!

Aunque hace más tiempo de calditos que de otra cosa, a mi me encantan las ensaladas en cualquier época, con pequeñas diferencias, pero son perfectas en enero, en julio y en octubre :-)

Hace algún tiempo los chicos de Sibari me hicieron llegar un pack con sus diferentes variedades de cremas de balsámico. Sibari es una empresa que trabaja en acercar nuevas opciones gastronómicas al consumidor del día a día. Dispone de una línea de cremas de balsámico que abarca aromas como el chocolate, el Pedro Ximenez o la frambuesa.

En esta ensalada hemos provado el balsámico a la manzana. Ahí va la receta.

Ensalada templada de trigueros y manzana


Ingredientes: 

  1. Mezcla de lechugas
  2. Dados de queso
  3. Una manzana pequeña (la que mejor le va es tipo golden)
  4. Tomates cherry
  5. Espárragos trigueros al gusto
  6. Crema de balsámico de manzana Sibari


En primer lugar, en una ensaladera colocamos la mezcla de ensalada. Para las ensaladas de 'invierno' yo prefiero los brotes y las ensaladas que lleven rúcula, escarola y brotes de espinacas, creo que le van mejor a este tipo de combinaciones que la lechuga. A continuación añadimos los tomates cherry cortados a la mitad, el queso en dados y la manzana, pelada, en dados también.



En una sartén pasamos los trigueros, cortados y con un poco de aceite y sal, dejando que se ablanden y que se tuesten un poco. Cuando estén, dejamos que se templen un poco (pero no que se enfríen!) y los añadimos a la ensalada. Aliñamos con un poco de aceite (tened en cuenta que los trigueros ya llevan un poco) y con crema de balsámico de manzana Sibari, que combina con nuestros dados de manzana. Riquísima!

Si la probais, ya me contaréis!

Besos!

martes, 12 de noviembre de 2013

Curso de decoración de galletas: Navidad

Hola!!

 La Navidad se acerca y, con ella, las ganas de hornear productos muy navideños!

Si quereis aprender a decorar galletas de Navidad como las que os enseñaré a continuación, quería informaros de que el próximo 30 de noviembre estaré en Bertamiráns (cerquita de Santiago), impartiendo un curso.

No teneis que tener ningún conocimiento específico y no teneis que traer nada. Os animais?

En esta web podeis conocer toda la información y apuntaros, ya que las plazas son limitadas

http://ac.nanabel.com/actividades/

Os dejo con las imágenes de galletas como las que haremos allí, espero veros!





lunes, 4 de noviembre de 2013

Compota de calabaza

Estamos en el otoño, y hay pocas cosas más otoñales que la calabaza! a mi me gusta de muchas maneras, pero sobre todo en crema, que viene genial para el frío.

Mirando en un viejo libro de cocina, hace unos días descubrí una receta de compota de calabaza.

Hoy os la traigo para que probéis, os vendrá genial para rellenos de bizcochos!



Ingredientes:

  1. 2 kilos de calabaza limpia y pelada
  2. Medio kilo de azúcar
  3. Una rama de canela
  4. Una cucharadita de vainilla en pasta
  5. Agua
En primer lugar ponemos la calabaza limpia, pelada y troceada en cazo, cubierta de agua. Así la cocemos a fuego medio entre 20 y 30 minutos, hasta que comience a estar blanda. Dejamos la calabaza en la olla mediada de agua (escurrimos una poca) y añadimos el azúcar, la rama de canela y la vainilla. Seguimos cociendo entre 20 minutos y media hora removiendo para que no se pegue y, con un tenedor, aplastándola hasta que haga una compota espesa. Y ya está lista para lo que queramos hacer con ella!



Besotes!!

jueves, 31 de octubre de 2013

Feliz Halloween!


Hoy, desde Alicia en el País de las Cocinitas, os deseamos como mejor sabemos un 
FELIZ HALLOWEEN!




lunes, 9 de septiembre de 2013

Crumble y mermelada de moras

Hola!

Estoy aquí de nuevo después de todo el verano! Ha sido un periodo para desconectar y estar en varias cosas, por eso  me he pasado por aquí menos de lo que querría, pero ahora ya estoy de vuelta!

Para arrancar, os traigo una de las mejores cosas del verano: las moras!! en general, me encantan todas las bayas que puedas recolectar y, entre ellas, las moras, que además son muy sencillas de localizar al final del verano. No se si es igual en otros lugares, pero este año en Galicia ha habido un montón, así que he tenido la oportunidad de hacer muchas cosas con ellas.


Durante unos días este mes de agosto tuve la suerte de tener la visita de mi tía Teresa, que es inglesa y hace unos postres increíbles. Como estábamos en época de moras, le pedí que me enseñase ha hacer su receta de crumble con las que había recolectado.

Me gustó mucho (me encantan todos los postres que llevan fruta), así que hoy os lo traigo y lo comparto con vosotros


Ingredientes para la 'masa';

  • 500 gramos de harina
  • 75-100 gramos de mantequilla
  • 50 gramos de azúcar (aquí depende de lo dulce que lo querais)
Para la capa de fruta:
  • 1 kilo de moras
  • azúcar al gusto (unos 50 gramos más o menos)
  • Un chorrito de agua
Por un lado, en una cazuela ponemos las moras limpias con el agua y el azúcar a fuego muy lento para dejar que se ablanden un poco.



En un bol ponemos la harina e incorporamos la mantequilla en cuadraditos. Tenemos que mezclar los dos ingredientes pero no tratando de hacer una masa compacta, sino desmigándola para que quede con una textura parecida al pan rallado. Para conseguirlo, cojo harina y mantequilla entre las palmas y la froto suavemente para que se desmigue. Una vez que esté todo bien incorporado, añadimos el azúcar y continuamos el proceso hasta integrarlo completamente.

En un recipiente hondo colocamos la fruta que habremos cocido ligeramente (capa inferior, si tiene mucha agua, podemos escurrirla un poco). A continuación, encima, iremos espolvoreando la 'masa' hasta que esté completamente cubierto.

Necesita horno a 170-180 grados durante unos 20 minutos, y listo!!



El crumble suele comerse con custard (yo he sustituido por natillas), pero en este caso lo he acompañado con mermelada de.... mora!

Si, es que he tenido tanta cosecha que también me ha dado para hacer unos botes de mermelada (debería decir confitura, creo, pero yo no soy ninguna experta en esto!)

Para hacerla utilicé 1,3 kilos de moras y un kilo de azúcar (confitura, si, pero sale riquísima!).



Antes de terminar, quería anunciaros que en un par de semanas estaré dando un curso de iniciación a la decoración de galletas en la A.C. Nanabel, en Bertamiráns (Ames), muy cerquita de Santiago!



En el curso aprenderemos a hacer la masa de galletas que uso, la glasa real y a decorar con glasa y con fondant cuatro modelos distintos, y los participantes se llevarán sus galletas a casa.

Será el día 21 por la tarde, y me encantaría veros por allí! Aquí y aquí podeis ver más información

Besotes!