miércoles, 26 de noviembre de 2014

Galletas de jengibre

Hola!

Os traigo por aquí una receta muy navideña, aunque para mi son casi las galletas que mejor representan el otoño en general, la llegada del frío, las tardes más cortas, las chimeneas encendidas... allá vamos!

Galletas de jengibre



Como cada maestrillo tiene su librillo, supongo que mundo adelante habrá un montón de recetas de galletas de jengibre. Yo he escogido esta en base a la receta de galletas de mantequilla, de modo que se pueden utilizar para decorar con glasa o fondant para halloween o Navidad. 

Además, esta en concreto es una receta de galletas de jengibre bastante suave, adaptada al paladar patrio. Si os gustan más especiadas (a mi también, que conste) podeis incrementar la proporción de especias e incluso añadir otras nuevas. La cocina huele que es una maravilla!



Ingredientes:
  • 250 gramos de harina
  • 150 gramos de mantequilla
  • 100 gramos de azúcar moreno
  • Una cucharadita de levadura química
  • Una cucharadita de canela en polvo
  • Una cucharadita de jengibre en polvo
  • Una pizca de nuez moscada molida
  • Sal
  • Un huevo mediano
Para prepararlas utilizo el mismo orden que en el caso de las galletas de mantequilla. Ponemos la mantequilla a temperatura ambiente y el azúcar moreno en una batidora y batimos hasta que haga una pasta marrón y homogénea (no lo será tanto como en el caso del azúcar blanco). Mientras, en un bol aparte, mezclamos la harina, la sal, la levadura, la canela, el jengibre y la nuez moscada.


A la mezcla de mantequilla y azúcar añadimos el huevo y continuamos mezclando hasta que se integre. A continuación, vamos incorporando y mezclando, poco a poco, la parte seca --harina-sal-especias-levadura--. 
Cuando esté todo integrado, envolvemos la masa en un film transparente y la metemos a enfriar en la nevera entre media hora y una hora. La idea es que la masa, que es más pegajosa que la de mantequilla tradicional, se endurezca un poco y nos permita trabajar con ella. Al sacarla, habrá que amasarla un poco con las manos para hacerla manejable y que no cuartee.

Con un rodillo estiramos la masa en el grosor deseado. Yo utilizo un rodillo con guías para que sea toda del mismo grosor y no las chamusquemos por partes en el horno, pero os servirá si utilizais un rodillo normal sobre dos listones, por ejemplo.

Cortamos las formas que queramos con cortapastas y las metemos en el horno ya caliente a 170 gramos --más o menos--. Las galletas estarán después de entre 12 y 15 minutos de horno, sin llegar a tostarse.


Espero que estos últimos meses del año tengais la oportunidad e hacerlas y las disfruteis mucho. 

Besos!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada